• Por qué nosotros

    1Desterramos la desconfianza y desconocimiento en los nuevos canales sociales de venta.

    2 Contemplamos presupuestos en recesión para afrontar con éxito campañas de marketing.

    3 Localizamos su Comunidad en los Social Media para aumentar sus ventas.


    4 Le ayudamos a relacionarse con sus potenciales clientes.


    5 Establecemos sus estrategias de comunicación en los Social Media.
  • Contacto

    Thanks!

    Gracias por ponerse en contacto con nosotros. En breve le contestaremos.

    error key Required fields not completed correctly.

El SEO no muere, se transforma

Muchos son los que piensan que el SEO ha muerto o que su fin se acerca, sin embargo vemos que las empresas siguen apostando por mejorar su posicionamiento y continúan dándole una gran importancia al lugar que ocupan en las listas de resultados de las principales plataformas de búsqueda.

Tras los cambios en el algoritmo de google y la gran importancia que cobran las redes sociales, muchas voces se han levantado anunciando el próximo fin del SEO, si es que no ha llegado ya. Si bien es cierto que el modo en el que se ha venido trabajando el posicionamiento ya no se practica de igual manera, el SEO no ha muerto, ni mucho menos, sólo se ha transformado. Muchas de las técnicas que emplean diseñadores, community managers y técnicos de marketing online se basan en estrategias SEO aunque a veces no seamos conscientes de ello.

El SEO no sirve exclusivamente para que una página aparezca en primer lugar, si no que con un SEO bien hecho y de calidad, se conseguirá una página con muy buena usabilidad, con una rápida velocidad de carga y además, se trabajarán las redes sociales de un modo eficaz.

Lejos de morir, el SEO se transforma una y otra vez incluyendo parámetros y descartando otros, pero siempre se mantiene vivo para mejorar tanto la experiencia del usuario como la relación con los motores de búsqueda dando mayor importancia al contenido. Lo que si se puede decir que ha muerto o debería acabar, son las prácticas anticuadas en las que las páginas a penas tenían en cuenta al usuario y lo que primaba era hablar el lenguaje de los motores de búsqueda y conseguir un sin fin de enlaces independientemente de su calidad.

Ahora hay que cuidar todo lo que rodea a la página como las redes sociales, las menciones, la calidad de los enlaces entrantes y salientes, etc. y para lograrlo, lo mejor es apostar por el contenido que atraiga al público de un modo eficaz.